Cómo enfrentarse a este nuevo riesgo tecnológico

Archivo para la Categoría "jóvenes"

Del ciberbullying a la ciberadicción: evolución de los riesgos de Internet con la edad del usuario

En 2012 Australia fue el primer país en añadir la adicción a Internet a su Manual de Psiquiatría. En la Argentina, las consultas sobre esta patología comenzaron a inicios del milenio, en plena época de cibercafé y Counter Strike, y crecieron en los últimos cinco años. “Como toda adicción, Internet puede ser el detonante de otros problemas (depresión, ansiedad, ludopatía). El uso excesivo puede vincularse con la calma de un malestar. Alivia, pero después vuelve el malestar y entonces se genera la tolerancia: necesito aumentar el uso para lograr el mismo efecto”, explica Laura Jurkowski directora de un centro argentino especializado en este tipo de ciberdependencia.

Además cada edad tiene sus propios riesgos. Los principales inconvenientes de los chicos son generados por los juegos y el cyberbullying. En la adolescencia crece la dependencia de las redes sociales. En los adultos, se suman la pornografía y el casino virtual.

En los últimos años, dos servicios en auge aportaron su grano de arena. En primer lugar los smartphones hacen que el acceso Internet esté permanentemente disponible. A toda hora y en todo lugar, el mundo está a un clic de distancia. Uno de los trastornos más recientes es el de los crackberries, personas que revisan cerca de 400 veces por día sus mensajes en el celular. El otro factor lo representan las redes sociales, que posibilitan el intercambio instantáneo de mensajes.

Ese cocktail produjo un problema nuevo: el miedo a perderse algo (FOMO en acrónimo inglés), que provoca que se esté chequeando todo el tiempo las notificaciones de las redes sociales o del Whatsapp. “Uno ve lo que hace otra persona y siempre nos parece que está bárbaro. Entonces se genera la necesidad de mostrarse”, explica Jurkowski.

Un estudio reciente de ComScore concluyó que Argentina es el país que más horas invierte en las redes sociales: 10 horas mensuales, casi el doble del promedio global, que es 5,2 h. Su influencia aumenta entre los adultos: el segmento de los usuarios mayores de 55 años es el de mayor crecimiento en el uso de las redes sociales (en algunas zonas de América Latina, el aumento es del 95%).

Más allá de los números, el índice de dependencia no lo dan las horas frente a las pantallas. En realidad, la culpa y la impotencia trazan la frontera entre el uso y la adicción. Según Jurkowski, “la línea se cruza cuando uno es consciente de los problemas causados por Internet en la familia, en el trabajo y en la escuela, pero no puede hacer nada para modificar la situación”.

Fuente: La Razón (Argentina)

Para saber más

Anuncios

Condenados por atacar la dignidad de un compañeiro en Tuenti

Un joven ha sido condenado en Sevilla a pagar una multa de 100 euros por colgar en su perfil de la red social online Tuenti un fotomontaje de un compañero de clase en la que aparecía dentro de una diana tocando un violín. La fotografía permaneció dos meses visible en la comunidad virtual y con ella el condenado “provocó deliberadamente comentarios despectivos” hacia la víctima por parte de sus compañeros de bachillerato en un colegio privado de Sevilla, según recoge la sentencia. Además, el condenado “contribuyó en primera persona a dichos comentarios a través de los chats que sostuvo” con sus compañeros.

El juez considera en su sentencia que el condenado llevó a cabo “un deliberado ataque a la dignidad personal del menor denunciante y a su imagen y buena fama entre los compañeros del colegio, guiado por el propósito de un menoscabo personal y moral”.

Junto a este joven, que es mayor de edad, varios compañeros de clase, menores, fueron enjuiciados por la misma causa en el Juzgado de Menores de Sevilla, que les ha impuesto una condena de trabajos en favor de la comunidad en un comedor de caridad próximo al colegio.

Fuente: El País

Educación y hábitos saludables para prevenir el ciberbullying

La amenaza del ciberbullying, así como la del grooming, puede paliarse si tomamos conciencia de que es posible prevenir el perfil de acosador y paliar los daños de la víctima con un hábito saludable previo de conducta y navegación que incluya entre sus reglas respeto y prudencia en Internet.

Los programas de control parental permitirán saber dónde y con quién ha navegado el menor, con lo que podrá saberse también qué uso ha hecho. No es menos importante para los padres mantenerse al día en tecnología y aprender de los propios hijos. Una vez que los niños crecen, superarán los conocimientos tecnológicos de sus padres, por lo que conviene aprender de sus propias experiencias para poder ayudarles.

El hogar no es el único sitio donde pueden conectarse a la red. Colegios, bibliotecas públicas o las casas de los amigos son algunos de los lugares donde también pueden encontrarse ordenadores. Es importante, por tanto, que los padres hablen con sus profesores y padres de amigos y comentarles estas buenas prácticas.

Fuente: noticiascadadia.com

Redes sociales y portales contra el ciberbullying

Padres y menores comienzan a tener más ayuda en la denuncia y prevención del ciberbullying. Portales visitados frecuentemente por los menores, como Youtube, han tomado medidas al respecto.

Los datos apoyan la preocupación: el 11% de los alumnos de enseñanza media en EEUU sufrieron algún tipo de acoso, según estudio publicado en 2007 por el Journal of Adolescent Health.

Youtube inauguró la semana pasada su centro de Abuso y Seguridad. Recoge llamadas y advertencias, así como ofrece información y asesoramiento a quien sufre acoso.

MySpace, de momento la mayor red social de Internet, está desarrollando un programa que impida que puedan borrarse los mensajes insultantes de sus chats. Dispone,a demás, de pestañas con información para padres y educadores.

Algo parecido pretende implementar Facebook con especiales pestañas y opciones como envío de alertas que son revisadas en mensos de 24 horas.

Para Parry Aftab,directora de WiredSafety.org, es preciso que los padres hablen con sus hijos para que sean ellos quienes “paren y comuniquen a los mayores” cuando sufren o son testigos de ciberacoso.

Fuente: baltimoresun.com

Crece el ciberbullying cometido por niñas

Según se desgrana de los informes judiciales, las chicas entre 14 y 18 años son tan violentas o incluso más que los chicos de su edad. Se han convertido en las principales actoras de ciberbullying.

El siguiente mensaje se puede leer en un foro de internet, en el que se dan cita jóvenes orgullosos de pertenecer a una tribu urbana: ¿ké te crees más kani por yevar to eso, pintamonas, que no tienes ni media hostia, dime de dnd eres y nos vemos x xungaaaa, abra ke verte k como te coja te vas a ir en tanga, perra agrégame ji kieres puta”.

No es un fenómeno nuevo, pero sí en auge. A pesar de que los varones continúan siendo los grandes protagonistas de la delincuencia juvenil, los datos de los últimos años corroboran la percepción que ha ido calando en la sociedad: cada vez hay más chicas jóvenes que cometen delitos, agresiones o infracciones.

Lo corroboran las cifras que ofrecen los juzgados de menores. Del análisis de los expedientes de reforma recogidos en la Memoria de menores de 2007 de la Fiscalía Superior de Andalucía, las mujeres están implicadas en un 20%, “observándose un aumento respecto del año anterior“. Más datos: según el balance de la Consejería andaluza de Justicia, en los últimos años han aumentado los ingresos de chicas en centros de menores.

En el catálogo de medidas impuestas y acordadas por los juzgados de menores, se recoge la libertad vigilada, el servicio en beneficio de la comunidad, los centros de día o las permanencias de fin de semana, entre otras, y en los casos más graves se dicta el ingreso en un centro de reforma. En régimen medio abierto, donde los menores pueden hacer vida casi con normalidad, el porcentaje de chicas ha pasado de representar un 8,23% en 2005 a un 12,24% en 2007 y, según datos hasta el 31 de agosto de este año, asciende a un 12,62%.

Si bien la delincuencia juvenil es típicamente masculina, en el ámbito de la violencia familiar se equiparan ambos sexos. E incluso se supera.

El fiscal jefe de menores de Jerez, José Miguel Martínez, interpretó este tipo de reacciones en la falta de respeto hacia los padres, derivados de que “hemos pasado de una familia autoritaria a una negligente o superprotectora, cuando se debería haber pasado a la familia democrática, con un control y un afecto equilibrado”.

Las chicas también están tomando protagonismo en las aulas. No sólo con casos tan dramáticos como el de Clara García, que recibió 20 puñaladas de dos compañeras de instituto en San Fernando, sino en el día a día. En los centros educativos, el fenómeno del acoso escolar ya no es exclusivamente masculino. “Todos hemos registrado un aumento de ellas en formas tradicionalmente masculinas: agresiones verbales o físicas. Aunque ellos siguen siendo más, es cierto que se han diluido algunas fronteras de género en todas las formas, incluido en el cyberbullying“, asegura Rosario Ortega, catedrática de Psicología de la Universidad de Córdoba. Ellas también quieren ser las matonas de clase, las way, las xungas.

Fuente: europasur.es

Aumenta la violencia de las chicas en la red

El cambio de roles entre chicos y chicas se traduce en que éstas últimas están copando la violencia juvenil. Las últimas cifras ofrecidas por Policía y Guardia Civil reflejan que, entre 2001 y 2005, el número de hombres jóvenes detenidos ha disminuido en torno al 20%, mientras que entre las chicas las detenciones han aumentado, aproximadamente, en esa misma proporción. Más datos: según el balance de la Agencia del Menor Infractor de Madrid, entre septiembre de 2007 y agosto de 2008, ingresó en centros de menores un 24% más de chicas que en el mismo periodo del año anterior.

Esto se traduce también que el acoso en la red también registra un auemnto de la violencia de niñas. Medirse con otros, como Mimi28, que en un foro de Tele5 se expresa así: «En la calle primero te ostiaba yo, despues mi novio, y despues otra vez yo, ojala te conociera para poder tirarme a tu novio, asi me vengo yo de las putas como tu» (sic). Así pues, el poder estaba en manos de los chicos y las chicas están empezando a reclamar su parte del pastel.

Porque el acoso a los compañeros, el bullying en los centros escolares, no es una prerrogativa de los varones. Y lo sabemos porque lo hemos visto con nuestros propios ojos: muchachas propinando una tremenda paliza a otra que está tirada en el suelo, mientras sus compañeras les jalea y lo graban con el móvil. De ahí a subirlo a Internet –con el espeluznante efecto megáfono que conlleva– sólo hay un paso.
Fuente: elmundo.es

El ciberbullying y sus consecuencias penales

¿Tienen conciencia los menores de las consecuencias que tiene el ciberbullying que ellos mismos practican? Eso es lo que persigue el Plan para la mejora de la Convivencia Escolar que se inició a comienzos de noviembre de 2008 en Málaga que permite a los menores ver los peligros de internet desde otra perspectiva: les habla Antonio Domínguez, jefe del grupo de Delitos Tecnológicos de la comisaría provincial de Málaga.

“Muchos de vosotros tendréis Messenger, ¿verdad? -prosigue Domínguez dice severo y directo- Debéis de tener mucho cuidado con los contactos que admitís porque hay muchos adultos que se hacen pasar por menores y lo único que buscan es intimidaros para conseguir fotografías y vídeos comprometedores con los que después os pueden amenazar”.

Les habla del “phishing” (estafa para conseguir claves bancarias), de colgar vídeos en la Red, de las ofertas de las páginas de subastas. Sin embargo, no es hasta cuando habla de las penas de prisión que pueden conllevar algunas situaciones cuando los adolescentes abren completamente los ojos y se oye el “nooo veee” tan malagueño.

Porque pocos sabían que entrar en la cuenta de correo electrónico de sus amigos sin permiso puede suponer hasta cuatro años de prisión. “O por colgar fotos de otras personas, insultarlas, amenazarlas…”. El miedo les llega cuando les habla de la posibilidad de que les introduzcan un virus en el equipo con el que pueden manipular el ordenador e incluso la cámara web. “A mí me pasó una vez. La cámara se me encendía sola y yo la ponía mirando hacia abajo porque me daba miedo. Al final la desconecté”, cuenta una de las alumnas. “Un buen antivirus y precaución a la hora de agregar a nuevos contactos”, recomienda el inspector.

También les advierte del riesgo que entraña descargarse ficheros de los programas de intercambio de ficheros. “Si alguna vez os bajáis imágenes o vídeos que contengan pornografía infantil, lo mejor que podéis hacer es borrarlo y denunciarlo a la policía. Si no os atrevéis, al menos eliminarlos para no compartirlo con nadie, porque si no, será un delito de distribución”.

El jefe de Delitos Tecnológicos, acompañado de la delegada de Participación Ciudadana, finalizó su encuentro de ayer animando a los adolescentes a recurrir a la ayuda policial siempre que se encuentren con un problema de este tipo o que no sepan cómo solucionar. “Si os da vergüenza o miedo contárselo a vuestros padres, hablad con un profesor o con nosotros. Siempre intentaremos ayudaros”

fuente: la mirada de Jokin

Nube de etiquetas