Cómo enfrentarse a este nuevo riesgo tecnológico

Archivo para la Categoría "australia"

Del ciberbullying a la ciberadicción: evolución de los riesgos de Internet con la edad del usuario

En 2012 Australia fue el primer país en añadir la adicción a Internet a su Manual de Psiquiatría. En la Argentina, las consultas sobre esta patología comenzaron a inicios del milenio, en plena época de cibercafé y Counter Strike, y crecieron en los últimos cinco años. “Como toda adicción, Internet puede ser el detonante de otros problemas (depresión, ansiedad, ludopatía). El uso excesivo puede vincularse con la calma de un malestar. Alivia, pero después vuelve el malestar y entonces se genera la tolerancia: necesito aumentar el uso para lograr el mismo efecto”, explica Laura Jurkowski directora de un centro argentino especializado en este tipo de ciberdependencia.

Además cada edad tiene sus propios riesgos. Los principales inconvenientes de los chicos son generados por los juegos y el cyberbullying. En la adolescencia crece la dependencia de las redes sociales. En los adultos, se suman la pornografía y el casino virtual.

En los últimos años, dos servicios en auge aportaron su grano de arena. En primer lugar los smartphones hacen que el acceso Internet esté permanentemente disponible. A toda hora y en todo lugar, el mundo está a un clic de distancia. Uno de los trastornos más recientes es el de los crackberries, personas que revisan cerca de 400 veces por día sus mensajes en el celular. El otro factor lo representan las redes sociales, que posibilitan el intercambio instantáneo de mensajes.

Ese cocktail produjo un problema nuevo: el miedo a perderse algo (FOMO en acrónimo inglés), que provoca que se esté chequeando todo el tiempo las notificaciones de las redes sociales o del Whatsapp. “Uno ve lo que hace otra persona y siempre nos parece que está bárbaro. Entonces se genera la necesidad de mostrarse”, explica Jurkowski.

Un estudio reciente de ComScore concluyó que Argentina es el país que más horas invierte en las redes sociales: 10 horas mensuales, casi el doble del promedio global, que es 5,2 h. Su influencia aumenta entre los adultos: el segmento de los usuarios mayores de 55 años es el de mayor crecimiento en el uso de las redes sociales (en algunas zonas de América Latina, el aumento es del 95%).

Más allá de los números, el índice de dependencia no lo dan las horas frente a las pantallas. En realidad, la culpa y la impotencia trazan la frontera entre el uso y la adicción. Según Jurkowski, “la línea se cruza cuando uno es consciente de los problemas causados por Internet en la familia, en el trabajo y en la escuela, pero no puede hacer nada para modificar la situación”.

Fuente: La Razón (Argentina)

Para saber más

Anuncios

El ciberbullying alcanza el 70% en China, mientras que en España lo sufren el 37% de los chicos

Según un estudio elaborado en 25 países y recién publicado por Microsoft, España se sitúa en cifras medias a nivel mundial en cuanto al ciberbullying. El análisis, realizado entre 7.600 chicos de entre 8 y 17 años, muestra que están muy sensibilizados en torno a este problema.

Así, el estudio revela que un 63% de los niños españoles afirma saber mucho o algo sobre ciberacoso (conocimiento algo superior a la media de los 25 países analizados: 58%) y hasta un 81% se confiesa preocupado al respecto. El 19% de los encuestados admite acosar a alguien en la Red.

Entre el 37% de los jóvenes españoles que son ciberacosados, un 17% admite recibir un trato poco amistoso, un 13% ser objeto de burlas y un 19% ser insultado. Además, las posibilidades de ser víctima de este bullying online se duplican cuando también se es acosador: la tasa de acoso entre quienes se burlan o amenazan a terceros escala hasta el 74% frente al 37% de quienes no.

El 71% de los padres habla habitualmente con sus hijos sobre los riesgos que entraña Internet, y casi un 60% que les enseña cómo navegar de forma segura mientras que un 67% de los padres y madres controla directamente el uso que hacen sus hijos del ordenador. Este uso, si es intenso, expone al menor a mayores riesgos, según el informe: más de la mitad de los encuestados asegura que son acosados cuando navegan por Internet más de 10 horas semanales, frente a la tasa del 29% de acoso de quienes navegan menos.

En cuanto a otros países el informe arroja los siguientes datos de incidencia:

  • China: 70%.
  • Singapur: 58%.
  • India: 53%.
  • Argentina: 52%.

La media de los 25 países muestreados indica que únicamente un 29% de los niños habla alguna vez de este tema con sus progenitores y solo el 17% de estos ha establecido un conjunto de reglas claro para evitar los aspectos negativos en Internet.

Fuente: Público

También te puede interesar

Centros educativos que incumplen su deber de proteger a sus alumnos frente al bullying en Internet

Susan McLean, experta en ciberseguridad australiana y asesora de gobierno y escuelas de aquel país, criticó a los responsables de un colegio de secundaria de Cranbourne (Victoria) y a las autoridades policiales por no haber protegido a una víctima de un caso de ciberbullying que se produjo la pasada semana por medio de Facebook.

Fragmento de la página de entrada al web del centro donde se originó este caso de ciberbullyingEl director del colegio afirmó no tener poder para actuar porque los comentarios contra esta chica de 8º curso (13-14 años) habían sido realizados fuera del horario escolar y se limitó a aconsejar a los padres que acudiesen a la policía. Según justificó, el centro no podía hacer nada, aunque el abuso se hubía originado en el patio del colegio.

Para McLean este tipo de actitudes son como esconder la cabeza en la arena frente a un problema grave y en auge, ante el que “el colegio debe actuar, puesto que víctima y abusón acuden ambos al centro, y este tiene un deber de proteger a sus estudiantes. Se trata de un caso de un alumno que sufre por las acciones de otro alumno. Aunque suceda por la noche, las consecuencias están en el centro al día siguiente”. La experta califica estas actitudes de arcaicas, propias de los colegios hace 5 ó 6 años, pero que ya no se justifican hoy en día, cuando la extensión del problema hace necesarias políticas y protocolos para hacer frente a situaciones de ciberbullying.

Según la madre de la alumna abusada, esta ha estado sufriendo abusos desde que entró en el colegio el año pasado pero el ciberacoso —especialmente por parte de una de las alumnas— se había intensificado durante las últimas semanas, hasta el punto en que llegó a leer un comentario racista y humillante publicado por esta alumna en el muro de Facebook de su hija. El ciberabuso se trasladaba así del colegio a su propia casa.

Ante la nula respuesta de los responsables del centro, los padres decidieron cambiarla a otro, que la aceptó inmediatamente al conocer las circunstancias.

Según el boletín del centro donde se originó el caso, en las últimas semanas se han multiplicado los casos de ciberbullying entre alumnos. Según el director, siempre investigan dichos casos pero si determinan que se producen fuera del horario lectivo, declinan actuar.

El padre de la chica acudió a la policía, quien no sólo afirmó que tampoco podían hacer nada sino que estaban cansados de que los centros derivasen a ellos casos similares en los que no se podía hacer nada.

Según la experta McLean, que fue policía durante 27 años, las autoridades deberían haber actuado pues el ciberbullying es un delito según la sección 21 del Crimes Act, que trata sobre el acoso e incluye el producido vía Internet. Según su opinión la policía al menos debería haber tomado declaración a la víctima, y acudido a hablar con la abusona. A partir de ahí se podía haber puesto en marcha un proceso legal o haber sido amonestada. Si no se hizo, opina, es porque la policía evita estas cuestiones al carecer de formación adecuada sobre el ciberbullying.

Fuente: Casey Weekly – Cranbourne

Alertan del riesgo de que el sexting acabe en ciberbullying

Los riesgos del sexting no se quedan en que las fotografías que los menores se sacan con el móvil acaben en la red a al luz de miles de miradas. La iniciativa PantallasAmigas advierte que en ocasiones, puede suponer el inicio de graves situaciones de ciberbullying. En países como EEUU “se están juzgando incluso a menores de edad por este delito que, casi seguro, desconocían que estuvieran cometiendo”.

Una moda con gran impacto

Si bien en España no se puede constatar con datos concretos y mucho menos hablar de evolución, en el contexto mundial aparecen de forma recurrente indicios preocupantes relacionados con la práctica del Sexting.
Estos son algunos de las últimas semanas:
Nueva Gales del Sur, Australia: se acaba de lanzar una campaña educativa ante la creciente incidencia del Sexting.
Estados Unidos: debido a las decenas de casos de menores imputados por Pornografía Infantil, se está planteando un debate legal sobre la calificación de estas prácticas.
Hispanoamérica: la Red Peruana contra la Pornografía Infantil ha denunciado el aumento de casos recibidos
Puerto Rico: se acaba de crear un proyecto de Ley contra el allí llamado texnudismo.

Detectar tendencias para prevenir antes

Es por el cúmulo de estos indicadores que PantallasAmigas ha decidido alertar, que no alarmar, a la sociedad. Según declara su director, Jorge Flores, “disponemos de mecanismos de prospección que nos proporcionan datos e indicadores de tendencias. En una Red global donde todo transcurre con gran inmediatez, en la labor preventiva que realizamos es fundamental detectar e incluso predecir los riesgos para tratar de reducir su impacto”. Esta organización, que cumple su quinto aniversario, ha sido pionera en muchas de sus iniciativas entre las que destacan la primera guía sobre Ciberbullying en 2006, un juego preventivo para móviles llamado SecuKid el pasado 2008 o la recién estrenada guía e-Legales.

Consejos preventivos

En primer lugar es fundamental no generar la imagen. Siempre ha de pensarse que una vez enviada a alguien se pierde el control para siempre: no se sabe quién la puede acabar viendo ni dónde ni cuándo puede aparecer o ser publicada.
En segundo lugar, hay que tener claro que no se puede hacer uso de la imagen de otra persona. Que nos envíen una fotografía o un vídeo no significa que podamos hacer libre disposición del mismo. Además, si quien protagoniza la escena es un menor de edad, las consecuencias legales son muy graves.

Ante una época como la estival, con más oportunidades para disfrutar del tiempo libre y para relacionarse, conviene también tener en cuenta que la inmediatez de la cámara del teléfono móvil puede jugarnos una mala pasada.

Nube de etiquetas